Carta Universitaria No. 10
Título : Rosa Herminia Castro El corazón del Derecho
Autor : Nelly Mendivelso
Sección: Perfil
Fecha : Octubre de 2005

Ya mermado el ritmo frenético de su desempeño como abogada, Rosa Herminia hoy dedica más tiempo a la docencia.

Rosa Herminia Castro
El corazón del Derecho

Debates de carácter mundial como el Genoma Humano, y nacional como las pruebas de ADN en la paternidad, han alcanzado desarrollos jurídicos importantes en nuestro país gracias al análisis acucioso de esta abogada que defiende la vida.

Como litigante, Rosa Herminia Castro de Arenas le ha dejado frutos importantes al país, en especial su ahínco por defender el principio de la vida y los valores que éste lleva implícitos, por eso al tumulto de leyes y decretos que reúne su profesión, le ha impreso una forma de ver al ser humano antes que al culpable. "Debemos entender al otro y descifrar la necesidad que lo conduce a cometer errores, pues a quién no le gusta ser honrado y respetado. A veces olvidamos que las experiencias negativas rompen el alma y al intentar recomponerla ocurre como cuando una porcelana se quiebra: así usemos el mejor pegamento para unir sus partes, quedan cicatrices".

Consonante con la defensa de la esencia humana, marcada por la experiencia de 31 años dedicados al litigio, y otros tantos al trabajo comunitario, Rosa Herminia hoy le apuesta a rescatar entre los jóvenes valores que la sociedad ha perdido paulatinamente. Por eso se apoya en adagios de la cultura china -por considerarla la más sabia-, y en fábulas como las de Esopo para enseñar a sus alumnos la importancia de los principios democráticos y de solidaridad, no basta con ser buen miembro de familia, hay que ser también un buen ciudadano.

Desde la dirección del Consultorio Jurídico de la Facultad de Derecho, junto a otros profesionales, promueve tales principios. Allí llegan desplazados por el conflicto -para quienes impulsó programas de atención-, aquellos que ejercen violencia intrafamiliar, o madres que necesitan que sus hijos sean reconocidos, entre otros desamparados, intentando hallar una luz que la mayoría de veces la irradian los futuros abogados guiados por las enseñanzas de la maestra.

"Ser abogado nace con uno"
El pez busca la profundidad, y el hombre, la felicidad, Proverbio chino.

La rigidez de las leyes no ha opacado la sensibilidad que desde niña ha tenido la profesora Castro para ser vocera de otros, una herencia que le achaca quizá a su abuelo, de quien

le contaron fue aficionado al derecho, o al buen ejemplo de su madre, quien le inculcó amor por el prójimo. Cual fuere la influencia, lo cierto es que se destacó durante la carrera, su tesis fue meritoria, y tras su graduación en 1974 se vinculó al sector financiero.

El azar la trajo nuevamente a su Alma máter en 1994 para ejercer la docencia en el área de Derecho Internacional Privado, tema del cual derivó publicaciones pioneras en la nación. Pero tal vez por lo que más ha sido reconocida es por su incursión en asuntos de discusión mundial como el Genoma Humano, tema que tuvo la oportunidad de conocer en toda su dimensión durante una reunión organizada por Estados Unidos y Europa, cuando en Colombia aún era incipiente.

Desde entonces analizó con profundidad el artículo 42 de la Constitución Política de Colombia que dispone la reproducción humana asistida, y durante un debate en el Congreso de la República , puso en discusión la protección que ofrece la Carta Magna a los hijos procreados con asistencia médico científica, el alquiler de vientres y la clonación. "Los congresistas buscaban crear una ley para regular estos temas, pues pese a que en Colombia hacía muchos años había nacido la primera bebé probeta, el debate aún era elemental. Claro que todavía no se ha logrado una legislación al respecto", asegura la abogada. De este debate quedó el libro Las pruebas de ADN en la investigación de la paternidad, el abc para la formación de jueces y magistrados sobre el tema.

Desentrañando el tema hizo parte del Comité de Bioética de la UN y apoyó la iniciativa del profesor Ricardo Nemogá de ampliar el debate en defensa de las comunidades indígenas, fue entonces cuando se instituyó el seminario Biodiversidad, Bioética y Genética.

Amparo al más necesitado
Cada uno es hijo de sus obras, Proverbio chino.

Los trabajos de extensión solidaria realizados entre Castro y sus estudiantes en el Consultorio Jurídico han revelado problemas nacionales que califica como "absurdos". "Fue curioso conocer la cantidad de procesos penales adelantados contra indigentes por inasistencia alimentaria en Bogotá. Igual de recurrente es la consulta de madres buscando que sus hijos sean reconocidos por sus padres", argumenta.

Estos problemas han dado pie a soluciones efectivas como las pruebas de ADN en la paternidad, un tema que hizo curso con los trabajos adelantados en el Instituto de Genética de la Universidad , y tuvo eco en el seminario sobre Biodiversidad, Bioética y Genética. Las buenas noticias comenzaron cuando un senador de la República propuso un proyecto de ley sobre paternidad y lo envió a los profesionales de la Nacional para su revisión.

El documento fue entregado a Castro, quien pensó en aquellos que no tenían cómo pagar la prueba y propuso un concepto amplio de amparo a la pobreza, en el cual el Estado costeara el valor de la prueba. Inmediatamente fue aprobado. Por eso hoy se cuenta con instituciones sobre investigación de la paternidad que hacen la prueba a quien demande, sin costo alguno.

Otros aportes valiosos, como el que muestra el impacto de la reforma procesal civil en las cinco principales ciudades del país, han sido el estandarte de la abogada. No en vano en dos ocasiones ha sido candidata a magistrada de la Corte Suprema de Justicia.

La generación anterior planta árboles y la posterior se cobija a su sombra, reza uno de los proverbios chinos que han dejado enseñanzas a la humanidad. Es también el principio que Rosa Herminia, una de las mujeres más destacadas del Derecho en Colombia, ha adoptado como legado para las nuevas generaciones de abogados, quienes seguirán el camino de ser voceros de otros.

bnmendivelsor@unal.edu.co