foto

Fotos: Unimedios

 

foto

 

 

Ayuda para que una vereda no ‘haga agua’

Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Colombia Sede Palmira trabaja en un sistema de tratamiento de aguas residuales. ¿Cuál es el alcance del proyecto?

Laura Fuertes
Unimedios

 

Los integrantes del Grupo de Inves-tigación Prospectiva Ambiental de la Sede Palmira, reconocido el año pasado por Colciencias, trabajan en un estudio integral participativo del sistema de tratamiento de aguas residuales de la Vereda El Chontaduro, con el fin de evaluarlo, proponer alternativas para su mejoramiento y asegurar su sostenibilidad.

El sistema de tratamiento de aguas residuales de esta Vereda del corregimiento La Buitrera, ubicada a 20 minutos de la cabecera, es uno de los pocos de la zona rural de Palmira. Se trata de una laguna construida para la urbanización Adepaco, donde habitan 60 familias, que se han organizado como una asociación de usuarios para el seguimiento del sistema.  

El proyecto nace de la preocupación de la Asociación y la Secretaria de Salud por la falta de mantenimiento a la laguna y el notable crecimiento de la población en el sector. Al respecto, Evangelista Lame, presidente de la asociación, dijo que la problemática se intensificó con la construcción de una nueva urbanización: Parcelación las Flores, pensada para 80 familias, que fue detenida y calificada como inviable, por parte de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, por no contar con un sistema propio para el tratamiento de sus aguas residuales.

“Las familias quieren que sus aguas residuales sean tratadas en la laguna, pero este sistema se encuentra descuidado y su potencial no es apto para el cubrimiento de esta nueva urbanización”, afirma Luz Stella Cadavid, líder del proyecto.

El estudio se enfocó en aumentar el promedio de saneamiento básico de las zonas rurales de Palmira, debido a que apenas un 10% de sus aguas residuales tienen algún sistema de tratamiento, pero incluso, en muchos de los casos no es el mejor.

Para cumplir este objetivo se evaluó el sistema, para encontrar sus debilidades y recomendar las metodologías más propicias para mejorar su funcionamiento, tratar estas aguas y evitar el impacto negativo que puede tener su mal manejo, tanto en la salud como en la degradación del medio ambiente.

Es urgente que las aguas residuales producidas por los habitantes de Adepaco y en un futuro por las familias de la Parcelación las Flores reciban un buen tratamiento, debido a que estas son portadoras de numerosos patógenos, causantes de enfermedades. Por lo tanto, si son descargadas a ríos u otras fuentes de agua para consumo humano, pueden traducirse en graves epidemias y muerte de la fauna.

“Si estas aguas no reciben el tratamiento adecuado van a los cuerpos de agua infectadas, donde entran en contacto con animales y personas que les dan diferentes usos, incluso la consumen como agua potable; esta situación se convierte en una gran problemática por su impacto en la salud”, plantea Ana Cecilia Agudelo, miembro del proyecto y profesora de la Sede.

El programa de Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional propuso la iniciativa con miras a brindar el apoyo técnico y de gestión, para evaluar cómo se encontraba el sistema y para convertirse en ente articulador de procesos entre la comunidad y las instituciones.

“Esta es una forma de cumplir con la función social, porque ayudamos a la comunidad y al mismo tiempo, nuestros estudiantes tienen la posibilidad de trabajar en estos problemas reales y sentir que pueden aportar a su solución”, comenta la profesora, Luz Stella Cadavid.

Al preguntar por este proyecto al ingeniero Diomedes Escamilla, Secretario de Salud municipal, resalta el trabajo realizado por la Universidad: “Fue la oportunidad para que esta comunidad valorara y se interesara por lo que tiene y lo más significativo fue poder aprovechar el conocimiento y la experiencia de este grupo de profesores y estudiantes de la Sede Palmira y lograr resultados a un bajo costo”.

 

Cuatro talleres

En esta investigación, cuatro estudiantes tuvieron la oportunidad de realizar sus trabajos de grado y conocer de cerca el proceso de sensibilización y análisis técnico del sistema de aguas residuales de la Vereda El Chontaduro.

Junto con sus profesores participaron en cuatro talleres, para sensibilizar a la comunidad de la importancia de que las aguas residuales reciban un tratamiento adecuado. Así se logró que la comunidad participara en actividades de mantenimiento y embellecimiento del sistema.

“Nosotros actuamos como facilitadores. La idea fue apoyarlos y que ellos mismos identificaran las problemáticas desde sus vivencias en la zona, además que propusieran soluciones para mejorar el sistema y fortalecer la autogestión”, asegura la profesora Maria Victoria Pinzón, quien hace parte de este trabajo con la comunidad. 

El estudio también incluyo a los ni-ños, quienes participaron en jornadas de sensibilización, a través de obras de teatro, concursos de dibujo y juegos de roles. “Lo que hicimos fue concientizarlos, pero con un trabajo muy didáctico. Utilizamos concursos de dibujo con los niños de la escuela del sector, Francisco Miranda, y un juego de roles donde cada uno representaba una partecita del sistema”, dice Germanía Salazar Mejía, estudiante de ingeniería ambiental.

Paralelo a estas actividades, se realizó un monitoreo y análisis del funcionamiento del sistema en el Laboratorio de Análisis Ambiental de la Sede. Gracias a este estudio, “encontramos que la laguna no cuenta con un sistema de remoción de sólidos previo; simplemente, todas las aguas residuales llegan a la laguna, razón por la que se colmata (se llena de sedimentos y materia orgánica, entre otros) muy rápido y pierde eficiencia. Por todo esto es necesario limpiarla y ampliarla”, afirma Jorge Armando Ramírez, estudiante de ingeniería ambiental.

Igualmente, la laguna esta cubierta de plantas flotantes, que no permiten la difusión de oxígeno, situación que la convierte en una laguna anaeróbica, que produce gases de invernadero (metano, dióxido de carbono, entre otros), perjudiciales para la comunidad.

La laguna carece de un sistema de separación de aguas lluvias y aguas residuales. “Los estudiantes están diseñando un sedimentador para separar sólidos, antes de la llegada de las aguas a la laguna”, explica la profesora Cadavid.

Los dineros donados por la Secretaria de Salud están destinados a implementar las recomendaciones propuestas como resultado de este estudio. Además, la comunidad recibirá un documento escrito y una cartilla para que ellos, de una forma didáctica, conozcan los resultados del proyecto que permitió que la comunidad de la Vereda El Chontaduro se concientizará de otros aspectos que van en detrimento de su calidad de vida.

Así surgió un nuevo proyecto sobre manejo de residuos sólidos, al que ya se vincularon dos estudiantes de ingeniería ambiental y que servirá para contribuir de manera viable y precisa al desarrollo sostenible de la región y a la formación de recurso humano calificado.

 

UN Periódico Digital

UN Periódico Impreso

Videoespecial

Clasificados

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106
Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: carta_un@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright