Gracias a un proyecto educativo de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín, estos jóvenes adquieren gran sensibilidad en los temas de ciencia y tecnología

Foto: Unimedios

 

 

 

Alfabetizadores de tecnología

Un grupo de estudiantes llega a colegios y escuelas públicas de Medellín para que los jóvenes de escasos recursos no vean la ciencia y la tecnología como materias inalcanzables. ¿Cómo trabajan estos alfabetizadores?

Acabar con el fantasma que para mu-chos escolares son las palabras “ciencia y tecnología” ha sido la tarea desde hace 5 años de este grupo que tiene como cabeza al actual decano de la Facultad de Minas, Juan Manuel Vélez Restrepo, y a los ingenieros egresados María Isabel Castro Roldán y Fredy Medina.

Ellos y otros 25 estudiantes tienen dos objetivos que Castro ha definido como uno oculto y otro expreso: el primero es motivar a los muchachos de los colegios oficiales y las zonas más pobres a aprender ciencia y conocer de tecnología. Se trata de desmitificar la universidad como ese lugar que ellos consideran inalcanzable y crear en su proyecto la vida la aspiración de ingresar a ella.

El objetivo real es jugar con la ciencia, crear clubes científicos, motivar el aprendizaje de tecnología a través de la robótica, la electrónica, las TIC’s, y que ellos entiendan que el computador no es sólo para chatear.

 

Todos los rincones

La topografía de Medellín, en forma de batea, tiene enclavadas instituciones educativas en todas las laderas y hasta allí llegan los gomosos de la Universidad a sensibilizar en tecnología.

Existen grupos en Santo Domingo Savio, al nororiente de la ciudad, donde cada viernes llegan hasta instituciones como el Centro de Recursos Educativos del Municipio, CREM; o en el noroccidente, a la Institución Educativa Mariscal Robledo y a la Escuela y Guardería de la Universidad Nacional Sede Medellín.

Sólo en el 206 su labor de alfabetización tecnológica llegó a 6.000 escolares de entre 7 y 18 años,  mil  de ellos en una jornada en el Inem del Poblado, cuando les enseñaron a construir y lanzar cohetes agua-aire.  

 

Sintonía con la ciencia

De acuerdo con el profesor Vélez Restrepo, la universidad acerca a los muchachos a la tecnología cuando les enseña que muchos de los electrodomésticos que usan diariamente son producto de la ciencia.

La forma como interpretan lo aprendido demuestra la sintonía de los chicos. Por ejemplo, Sebastián Torres se tomó la vocería de los Yankis, su equipo, para explicar cómo creía que funcionaba por dentro una cafetera, mientra Gisele Guzmán le arrebataba constantemente la palabra corrigiendo lo que pensaba eran errores. Pero Jennifer Correa fue la que venció la algarabía de sus nueve compañeros y expuso ante Los Chimpavacas, Las Águilas y los profesores del aula taller el movimiento de energías dentro del aparato para que finalmente salga el café que tanto le gusta a papá.

Ellos pertenecen al grupo de treinta chicos de la Escuela María Cano que un frío viernes en las laderas de Santo Domingo desbarataron una cafetera con destornillador en mano, la examinaron, miraron el artefacto al derecho y al revés, y cuando la convirtieron en un aparente sinfín de latas, tornillos y otros elementos, se enteraron de la función de cada pieza que la compone y la volvieron a armar.

El Grupo Da Vinci armó en el piso un mapa eléctrico para que lo pequeños, paso a paso, conocieran el proceso tecnológico. Con bombillos alumbrando rostros y gestos curiosos, lo niños se aventuraban a dar explicaciones de lo que ocurría ante sus ojos.

“Lo fundamental es el conductor, sin él nada funciona” se apresuró a aclarar Sebastián. El chico de 11 años ha asistido a diferentes talleres con Da Vinci y ya sabe que un conductor no es el “señor que maneja el bus”, como respondió uno de los pequeños que asiste a los talleres por vez primera, respuesta que lógicamente desató las carcajadas de los asistentes.

La ciencia se vuelve juego en estos espacios. Los niños aprenden el funcionamiento de un circuito. Ellos son los conectores, los switches, los bombillos. Si van a aprender a reciclar todos se convierten en productos que deben ser acomodados en equipos; es como una especie de gallina ciega ambiental.

Jhon Alexánder Valencia, estudiante de ingeniería de petróleos de la UN Sede Medellín e integrante de Da Vinci, indicó que esta forma de trabajo surgió del pensar como niños: “¿Qué les gustaría hacer si tienen frente una plancha? Pues abrirla. ¿Cómo les gustaría aprender de ciencia? Jugando”. El Grupo UN enseña sobre medio ambiente, tecnología y matemáticas.

Además del aprendizaje en el área, los niños trabajan en grupo, debaten ideas, reciben preguntas antes que las respuestas, son inducidos a pensar, a ponerse de acuerdo para que un vocero entregue la respuesta. En pocas palabras aprenden a pensar y trabajar en equipo.

Las Águilas, Los Chimpavacas y Los Yankis, nombres asignados por ellos mismos a sus equipos, se internaron en una competencia donde todos ganaron. En dos horas de ciencia y juego se escucharon risas y ni un solo reclamo.

 

Camino a la U

Elena Puerta, docente del Colegio María Cano, institución donde Da Vinci hace presencia, aseguró que los conocimientos que adquieren en el aula taller aparecen dentro del aula de clase, lo que demuestra que a los pequeños se les quedan esas enseñanzas. “Eso también incide positivamente en el entusiasmo con el que ellos vienen a estudiar”.

La docente agregó que el aula les abre a estos chicos de escasos recursos económicos un panorama nuevo que no les proporciona su medio social y familiar. “Hay niños que ya tienen claramente definido que quieren entrar a la Universidad, pero de 43 niños que tengo en mi cursos, solo tres piensan así. Pero estos espacios, más lo que les hablamos en el Colegio, hacen que ellos sueñen con la Universidad, de hecho así es, todos la sueñan, pero para muchos es más complicado”.

La idea de Da Vinci es que desde pequeños aprendan a vencer estos obstáculos y planeen para sí mejores expectativas de vida.

cartau@unal.edu.co

 

UN Periódico Digital

UN Periódico Impreso

Videoespecial

Clasificados

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106
Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: carta_un@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright