Unimedios

 

 

 

 

 

Tras la pista de una ciudad universitaria

Desde 1927, Manizales inició su proyección como Ciudad Universitaria, catalogándola, desde aquel momento, como la ciudad cultural del Eje Cafetero y diferenciándola en este aspecto con el turismo de Armenia y la actividad comercial de Pereira. Sin embargo, una monografía de un estudiante de Administración de Empresas de la UN en Manizales, Sergio David Acevedo Valencia, indica que dicha idealización se ha visto postergada y poco construida por los gobernantes de la ciudad.

Luisa Fernanda Cardona Calle
Unimedios

Manizales. Reflexionar y analizar sobre los intentos que se han hecho
en las últimas ocho décadas en Manizales para ser una Ciudad Universitaria es el objetivo del trabajo de grado denominado Manizales, ocho décadas tratando de ser ciudad universitaria.

Dicha reflexión la planteó Sergio David Acevedo Valencia, estudiante de Administración de Empresas en la Universidad Nacional de Colombia en Manizales, cuando dos años atrás investigaba sobre otro tema en el archivo del periódico local La Patria. En esa búsqueda llamó su atención la edición del lunes 12 de septiembre de 1927, en la que encontró un titular que decía: Manizales pronto será gran centro universitario.

En este primer texto se presentaba la vocación de la ciudad hacia la educación superior, además de la economía cafetera como dinamizadora de la urbe, integral a la cultura, el desarrollo y la generación de conocimiento.

El investigador encontró que esta dinámica es posible porque el devenir local tiene sus bases en una estrategia de desarrollo nacional que busca, entre otros aspectos, mayor equidad política, social y económica. Estos hechos implican una gestión dirigida hacia la articulación de las demandas del mercado, de la sociedad civil y del Estado, para finalmente distribuir los beneficios y costos que puedan surgir.

Acevedo Valencia confirmó, en sus indagaciones, que Manizales se encuentra inscrita en esta tarea, que luego de ochenta años puede decirse que cuenta, más que con un proyecto intelectual o cultural, con un proyecto político público. Es bueno señalar que la política pública es un programa de acción del Estado con interés para todos, construida de manera concertada y en igualdad de oportunidades en determinado sector de la sociedad que requiere del compromiso, disposición e intención de los gobernantes para abogar por el tema en cuestión.

Todo esto, según la investigación, apunta a que más que una ciudad con universidades se requiere de políticas concretas, claras y a largo plazo, para articular propuestas en torno al objetivo de constituir a Manizales en una Ciudad Universitaria. Urge, así mismo, que las voluntades políticas de administradores de la ciudad y sus entes universitarios se acerquen a las ciudades hermanas con el fin de buscar polos de desarrollo en las industrias y comercios allí ubicadas, para no seguir enviando cerebros creadores a ciudades como Medellín y Bogotá.

En este sentido, agrega el investigador, se hace necesaria la gestión de las autoridades de los tres departamentos con el fin de que propongan y diseñen políticas de desarrollo en áreas de interés común.

Manizales se compara
con el mundo

Manizales tiene una población parecida a la de Bonn, Alemania, en el volumen de habitantes y en el perfil de sus gentes, básicamente estudiantes. Las otras ciudades universitarias reconocidas en el mundo son relativamente pequeñas con un promedio cercano a los 120.000 habitantes, de los cuales 30.000 son estudiantes universitarios, lo que equivale a la tercera parte de la población de la capital caldense.

Una cuarta parte de la población de estas ciudades está constituida por estudiantes universitarios (25 por ciento). En otras palabras, por cada cuatro habitantes, uno es estudiante universitario. En el caso de Manizales, la relación es de 20 habitantes por cada estudiante universitario, lo que significa que del total de la población el 5,7 por ciento se encuentra en la educación superior.

Otro elemento básico en el plan de denominar a Manizales como Ciudad Universitaria es la ausencia de una sede propia para la Biblioteca Municipal. En anteriores administraciones intentaron solucionar el problema, pero hoy por hoy es una biblioteca itinerante y según las necesidades la van acomodando en algún edificio o colegio de la ciudad.

Otro aspecto a precisar es la precariedad de libros que tiene la Biblioteca: “120 mil libros para 368.433 mil habitantes. Es la relación que existe en Manizales entre el número de ejemplares en las bibliotecas públicas y sus habitantes. Una proporción de 0,32 libros por persona, lejana de los estimados de la Biblioteca Nacional y la Unesco que indican que por cada habitante debe haber entre dos y tres libros”, comentó el investigador, citando un artículo publicado en el diario La Patria de septiembre 22 del 2007.

Por hacer
Al ser la mayoría de la población estudiantil superior proveniente de otras regiones, para acreditar su categoría de Ciudad Universitaria, según este análisis, Manizales precisa emprender acciones que den como resultado beneficios para los estudiantes en temas como transporte, artículos de aseo, útiles escolares, comunicaciones, medicamentos y servicios de salud, entre otros.

Así mismo, ampliar el acceso a las diferentes bibliotecas y generar comunicación permanente con las demás universidades, además de mejorar servicios como el préstamo de libros y tenencia, por parte de los estudiantes, de un sistema de identificación único.

En aras de lograr acceder a estas iniciativas, desde las administraciones locales se han implementado programas como el MEC (Manizales Eje del Conocimiento, en 1997), propuesto como un plan de liderazgo empresarial con utilización de tecnología. Este proyecto cambió de nombre en el 2005 por el de Univerciudad, convirtiéndose así en una apuesta más cercana a la denominación de Ciudad Universitaria.

El investigador explica que, de acuerdo con la Revista Ingeniar, publicación elaborada en la UN en Manizales, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones para obtener el desarrollo potencial que le permita ser una ciudad líder en la educación superior:

1. La construcción, ampliación y mejoramiento de residencias y servicios universitarios con el fin de abrir la oferta, estabilizar los costos de los arrendamientos y fortalecer el fisco municipal.
2. La formación de microempresas para la producción de los insumos requeridos en el desarrollo de la labor universitaria, con impacto hacia el mejoramiento de los ingresos de la población.

3. La creación de un centro de salud universitario que garantice la seguridad social del estudiante.

4. El impulso a la actividad editorial permitirá crear un centro de información que sirva de apoyo a la actividad académica y cultural.

5. La instalación de servicios telefónicos, de correo, bancarios y de transporte en los distintos centros universitarios harán más cómoda la vida del estudiante.

6. Con la construcción de un centro de convenciones se dará estímulo a la realización de eventos culturales y científicos, además de fortalecer el turismo de la ciudad.
7. La planificación de los programas de extensión universitaria teniendo en cuenta la localización de los centros universitarios podrán constituir los polos de desarrollo económico y social para los sectores en conflicto.

8. Impulsar programas ambientales que permitan conservar el ecosistema dentro y fuera del casco urbano, además del adecuamiento de parques y espacios libres que permitan el desenvolvimiento de la vida universitaria.

Valencia Acevedo concluye: “No hay proyectos más relevantes que estos para articular la ciudad educadora con la Ciudad Universitaria. Es urgente pensar en la forma de facilitarle la vida a los universitarios y brindarles mayores oportunidades de crear en su tiempo libre”.

Para cristalizar esta visión, es importante, según el investigador, concretar proyectos como el del Centro Cultural Universitario, un espacio de desarrollo de la ciudad y democrático, como lo define la cartilla que presenta el proyecto lanzado en el 2003.

“Lo interesante de este proyecto radica en la construcción misma, concebida por el mejor arquitecto colombiano de renombre internacional: Rogelio Salmona. Esto hace de por sí interesante la obra, constituyéndola en un futuro sitio turístico. La misión del mismo es aglutinar espacios para el desarrollo de las artes, la cultura y el conocimiento, a través de bibliotecas, salas de estudio, museos, talleres, auditorios y demás espacios que le faltan a Manizales para desarrollar la propuesta de una ciudad abierta y democrática”.

De esta manera, se ha construido un antecedente académico que permite pensar que Manizales, siguiendo las recomendaciones de los especialistas, puede obtener finalmente, de manera oficial, la denominación de Ciudad Universitaria.

UN Periódico Digital

UN Periódico Impreso

Videoespecial

Clasificados

 

Publicación de la Unidad de Medios de Comunicación -Unimedios- de la Universidad Nacional de Colombia.

PBX.: (1) 316 5000 ext. 18108 - 18106
Fax: (1) 316 5232 • Correo electrónico: carta_un@unal.edu.co
Universidad Nacional de Colombia
Carrera 45 N° 26-85 - Edificio Uriel Gutiérrez
Bogotá D.C. - Colombia
Gobierno en LíneaAgencia de Noticias UN
PBX: 3165000
webmaster@unal.edu.co

Aviso Legal - Copyright